Inicio Secciones Rottweiler Pastor Alemán Cachorros Contáctanos
 

Cachorros

REGRESAR A PORTADA
Rottweiler Pastor Alemán
 

Quien dijo que la felicidad no se puede comprar, se olvidó de los perritos.

GENE HILL, HE’S JUST MY DOG, TEARS & LAUGHTER, 1977

 
Todos nuestros cachorros menores de 12 semanas los entregamos únicamente a personas con interés por el desarrollo de la raza por una cuota de recuperación que cubre los gastos de registro, tatuaje, microchip, vacunas y manutención hasta su entrega, más los gastos de envío hasta su aeropuerto destino (que incluye flete aéreo más una jaula transportadora) y que varía en función de línea aérea y distancia, excepto en el radio Piedras Negras - Torreón - Saltillo - Monterrey, donde los entregamos a domicilio sin costo adicional. Los cachorros se entregan vacunados, desparasitados, tatuados y con microchip, con su registro en trámite (el pedigree lo enviamos en cuanto nos lo entrega la Federación) y un casette explicativo de cuidados especiales y características de la raza.
 

ALGUNOS CONSEJOS PRÁCTICOS PARA EL CUIDADO DE SU CACHORRO

 

¡Felicitaciones por haber escogido a su nuevo compañero! Ahora, unos muy sencillos consejos para asegurar su estado de salud.

1. Un enemigo común de los cachorros es la hipotermia, que se puede producir si el cachorro se moja o duerme en lugar húmedo y frío y al mismo tiempo come poco; es importante mantenerlo en un lugar seco y mientras es chico, relativamente caliente sin ser las temperaturas muy altas pues puede provocarle el efecto contrario de choque por calor.

2. Otro enemigo común es la deshidratación; por eso siempre debe tener agua fresca a su disposición y una buena sombra donde refugiarse cuando hace calor. Como se llevan todo a la boca (como los niños chiquitos) pueden padecer infecciones intestinales leves que producen diarrea y que si se descuidan pueden producir males mayores; si un cachorro presenta diarrea persistente, inmediatamente consulte con su veterinario. Es recomendable seleccionar un veterinario de cabecera al que se consulte regularmente para darle seguimiento a la evolución del cachorro, como si se tratara de su pediatra.

 

3. El tercer enemigo son las infecciones oportunistas; por lo que es de la mayor importancia cubrir puntualmente el programa de vacunación que le recomiende su veterinario; nosotros aplicamos de manera genérica el siguiente programa preventivo:

6 semanas (Moquillo, Hepatitis, Parvovirus, Coronavirus, Parainfluenza)

9 semanas (Moquillo, Hepatitis, Parvovirus, Coronavirus, Parainfluenza)

12 semanas (Moquillo, Hepatitis, Parvovirus, Coronavirus, Parainfluenza, Leptospirosis)

15 semanas (Moquillo, Hepatitis, Parvovirus, Coronavirus, Parainfluenza, Leptospirosis)

18 semanas Rabia, Traquebronquitis (Bordetella) y Giardia

Con esto se completa su cuadro básico, que se debe reforzar con re-inoculaciones cada año .

4. El cuarto enemigo es la intoxicación por alimentos descompuestos; respecto al alimento nosotros les damos alimento industrializado en forma de croquetas secas, que se puede complementar con alimento para bebé, huevo crudo o atún en aceite, dependiendo de su ganancia de peso y de la condición del pelaje y se le puede ofrecer complemento vitamínico para cachorros; sin embargo estos complementos no son indispensables con los alimentos de buena calidad que ya vienen adicionado con aceites esenciales y vitaminas. Cuando están enfermos o tristes se les puede ofrecer caldo con  menudencias de pollo cocidas y molidas durante las etapas de recuperación, pero los alimentos frescos que no consuman inmediatamente siempre se les debe retirar. Es recomendable depender fundamentalmente de la croqueta seca porque es el alimento más consistente en su calidad y composición, de más fácil manejo y menos susceptible a la descomposición. Cuando se le cambia el alimento, debe ser gradualmente ya que cada fórmula tiene índices de acidez diferentes y un cambio brusco tiende a producirles diarrea.

5. Otro enemigo muy común de los cachorros y que generalmente pasa inadvertido es la ingestión de objetos extraños, astillas, espinas de pescado o huesos de pollo (que se deben evitar a toda costa por su tendencia a astillarse). Los cachorros son como aspiradoras con imaginación para las travesuras, motivada por su sed de conocer; su área debe estar asegurada "a prueba de cachorros": hay que tener las precauciones especiales que se tendrían con un bebé, cuidando que no haya clavos, tuercas, tornillos, corcholatas, agujas, alfileres, objetos de vidrio o porcelana ni cualquier otro objeto punzo-cortante; también hay que evitar cables con corriente, contactos o interruptores; tampoco es recomendable que haya objetos pesados que pueden caer ni sustancias químicas ni macetas o plantas de ornato accesibles (muchas son tóxicas) a menos que esté bajo supervisión; los juguetes deben ser de tipo inastillable, porque tienen buenos colmillos y están ansiosos por usarlos; deben evitarse los juguetes con partes desprendibles como caritas, ojitos, campanitas o collares que son los que más les llaman la atención. Lo mejor son las pelotas de hule sólido bien duras. Los platos de alimento y agua de preferencia deben ser de acero inoxidable y si es posible, deben estar bien sujetos.

 

6. Otro enemigo, son los malos modales, ya que nadie tolera en casa un cachorro malcriado. Si lo tienes dentro de la casa es recomendable iniciar en seguida el entrenamiento para que no se ensucie dentro; para esto hay diversas técnicas, desde la del papel hasta la de enseñarle a salir a hacer sus necesidades al exterior si tiene acceso.

 

Esperamos que estas recomendaciones les sean útiles y les ayuden a disfrutar plenamente de su nuevo compañero.

 

 

REGRESAR