Inicio

Secciones

Rottweiler

Pastor Alemán

Cachorros

Contáctanos

 

ADIESTRAMIENTO

REGRESAR A PORTADA

 
Generalidades Adiestramiento Básico Guardia y Protección Órdenes Caninas
Adiestramiento Civil Selección Prueba de Resistencia Atitud para Cria

 


 

 

 

 

 

GENERALIDADES

 

Entre las primeras motivaciones que han llevado al hombre moderno a domesticar perros, han tenido enorme importancia las razones utilitarias. El hombre limitado en algunas de sus capacidades sensoriales, pronto comprendió que el perro podía suponer una preciosa ayuda en algunas actividades como la caza, guarda, pastoreo, etc. Algunos comportamientos naturales del animal podían efectivamente dirigirse a comodidad de su domesticador, como por ejemplo los comportamientos de defensa del territorio (que podían transformarse en actitudes de perro guardián) o los de tipo predatorio, por los que comenzó la utilización del perro de caza. Aunque para que los diferentes comportamientos instintivos del canis familiaris pudiesen ser verdaderamente de utilidad era necesario también que pudiesen ser dirigidos y condicionados por el hombre de manera direccional. Así, el perro de caza tan útil levantando presas gracias a su marcada cualidad para husmear, para hacerse verdaderamente útil debía señalar y a veces desanidar la presa pero sin abatirla, exactamente igual que el perro pastor debía vigilar y guiar las ovejas sin agredirías o dañarlas de ningún modo. Así se empezó a actuar sobre los comportamientos específicos dirigiéndolos, algunas veces, de manera diferente a los naturales (como ocurre en el caso del perro pastor), interrumpiéndolos en un determinado momento (como a veces sucede con los perros de muestra, que vista la presa no deben apropiársela, sino sólo señalarla).

Con el paso de los años, la selección efectuada por el hombre ha modificado profundamente a los perros, llegando a aumentar algunas veces los impulsos instintivos hacia algunos comportamientos, o bien disminuir otros, mientras las bases del adiestramiento han permanecido invariables. En efecto, adiestrar un perro, sustancialmente quiere decir hacerle aprender determinados comportamientos y enseñarle a realizarlos todas las veces que se presenten determinados estímulos. Estos pueden provenir del conductor, bajo la forma de señales u órdenes, o del medio ambiente, como ocurre por ejemplo con la aparición de un malhechor, en el caso de los perros adiestrados para defensa.

Las secuencias de comportamientos aprendidos mediante el adiestramiento deben atenerse lo más posible a determinadas configuraciones concretas, y el índice de un nivel de adiestramiento superior es la mayor o menor precisión en su realización.

El adiestramiento normalmente está encaminado a la utilización del perro para un determinado cometido; este ultimo a menudo funda su razón de ser sobre comportamientos naturales instintivos, que mediante condicionamientos de diferente género son dirigidos con objetivos varios.
Así sucede tanto en el adiestramiento para la caza (donde encuentra expresión el comportamiento predatorio, aunque esté inhibido después en numerosas secuencias), como en el trabajo de guarda y vigilancia (en el que en gran parte encontramos el instinto de defensa del territorio).

Aparte de algunas excepciones, entre ellas los perros de circo adiestrados para ejercicios bastante antinaturales, en la base de cualquier tipo de adiestramiento están las inclinaciones instintivas hacia determinados comportamientos. Estas, que se podrían definir «predisposiciones naturales», pueden expresarse con reacciones emotivas de diferente intensidad, variables según la personalidad psicológica de cada animal y determinadas tanto por comportamientos adquiridos por vía hereditaria como por actitudes aprendidas a partir de experiencia. Por tanto, cada perro tiene sus particulares características de  comportamiento y es importante comprenderlas antes de iniciar con él una relación de adiestramiento.

A menudo, en la tentativa de definir las diferentes características entre sujetos se utilizan términos quizás un poco demasiado antropomórficos, aunque algunos han adquirido dentro de la tradición de amor a los animales, un preciso significado. Entre ellos:

Temperamento  Que indica la capacidad de reaccionar con rapidez a los estímulos procedentes del ambiente.

Temple  La capacidad de soportar los estímulos desagradables;

Docilidad  La predisposición a aceptar ciertas imposiciones cuando provienen del adiestrador;

Vigilancia  La atención hacia los estímulos insólitos procedentes del ambiente; y además

Agresividad  (que a menudo se confunde con el espíritu de lucha), o sea, la determinación a afirmarse a sí mismos tanto en las disputas entre perros como en los enfrentamientos con el hombre. 

Posesividad  La inclinación instintiva a afirmarse a sí mismos en la relación objetiva con algunos elementos del ambiente.

Estas características psicológicas son variables de individuo a individuo, y la diferente medida mediante la que pueden expresarse suministra notables indicaciones sobre las técnicas de adiestramiento que usar.

Así, para un animal de gran temple puede hacerse necesario un adiestramiento basado en la eficacia de ciertos refuerzos negativos, que con un perro de gran temperamento, pero menos resistente a los estímulos desagradables, podrían tener pésimos efectos. Igualmente puede resultar relativamente sencillo crear una corriente positiva de atención (básica para cualquier adiestramiento) con un perro de buen temperamento, que desgraciadamente con un sujeto más duro se construirá con mayor dificultad. Para los objetivos del trabajo, los excesos son de escasa utilidad:

Efectivamente, un perro de excesivo temple puede resultar in-adiestrable, y uno de demasiado temperamento ser demasiado fácil de distraer por los variados estímulos ambientales. Es ideal el perro equilibrado en la expresión de estas características: suficientemente duro para resistir los estímulos negativos del trabajo de fijación y, a la vez, lo bastante atento para aprender con facilidad y entusiasmo las diferentes secuencias de los ejercicios.

Con respecto a la agresividad, para los fines del adiestramiento las necesidades son muy particulares: efectivamente, el buen alumno debe ser lo suficientemente agresivo para combatir con fuerza y determinación en los momentos de lucha activa con el figurante, aunque lo bastante tímido como para poder mantenerlo bajo control en cualquier fase del ejercicio. Finalmente, una buena docilidad puede convertirlo en un animal adiestrable por cualquiera, incluso por un inexperto conductor; aunque si es excesiva, puede hacer al alumno vulnerable a relaciones demasiado cordiales también con los extraños, no siempre inofensivos. Para el adiestramiento con objetivos agonísticos se prefieren generalmente perros de fuerte temple o gran combatividad, capaces de afrontar las secuencias de ataque con entusiasmo, aunque se repitan innumerables veces. Estos perros que en las manos de un experto pueden llegar a sofisticados niveles de adiestramiento, la mayoría de las veces resultan un poco difíciles para los adiestradores inexpertos, demasiado propensos a dejarse engañar por un animal exuberante o incluso demasiado testarudo. Para estos adiestradores en formación puede resultar mucho más satisfactorio un perro blando, equilibrado, sociable y sobre todo disponible para una relación didáctica basada en el juego. El perro, de todos modos, debe ser bastante fuerte y seguro como para superar los posibles errores del adiestrador debutante.

Sin embargo, el adiestramiento es una actividad muy seria y extremadamente delicada, que debe afrontarse con gran dedicación y, si es posible, con la ayuda de personas expertas.

Aunque los primeros pasos, que comprenden los diferentes ejercicios para enseñar a los perros aún en período de formación psicológica (llamada, ladrido controlado, marcha con la traílla, pista, etc.), pueden iniciarse por cualquiera, es fundamental el consejo de personas expertas en el momento en que, con el perro de diez, doce meses, o más, se afronten niveles más difíciles de adiestramiento, los que comprenden ejercicios de ataque.

Por lo demás, una actividad tan interesante como es el adiestramiento de un perro lo es aún más si puede compartirse con otros aficionados reunidos por los mismos intereses. Existen algunos campos ideales para el adiestramiento en los que se encuentran numerosos aficionados que se dedican al trabajo con el perro, compartiendo maravillosos momentos.

 

 

Aunque algunos ejercicios de preparación se pueden afrontar sin ayuda, hemos de tener en cuenta lo delicada que puede ser una conducta correcta del animal en los primeros trabajos de adiestramiento. Efectivamente, enseñar ciertos ejercicios al perro puede resultar relativamente fácil, incluso para los inexpertos, pero es mucho más difícil después corregir los defectos de conducta, especialmente cuando éstos afectan las inclinaciones emotivas del animal.

En la fase preparatoria, con el perro aún en edad formativa, se puede empezar algún ejercicio que requiera poco castigo y que pueda ser aprendido mediante refuerzos de tipo positivo: lo ideal es explotar la gran predisposición hacia ciertos tipos de aprendizaje que caracteriza la edad juvenil.

Así, con un cachorro muy curioso por el ambiente, se puede comenzar un trabajo de rastreo, interesando al joven alumno en la selección de señales olfativas. E igualmente explotando algunas inclinaciones lúdicas se puede animarlo a correr tras un trapo en movimiento, reforzando en él expresiones de comportamientos predatorios. Más tarde, en el período de formación de las relaciones jerárquicas, se pueden practicar vitales y confiadas relaciones sociales con respecto a los humanos, muy importantes para el éxito del adiestramiento.

Sin embargo, es fundamental limitar el castigo al mínimo, intentando instaurar con el alumno relaciones basadas en una atención positiva, premisa ideal para un trabajo vital y entusiasta.

 

 

 

REGRESAR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ADIESTRAMIENTO BÁSICO

El que el adiestramiento tenga éxito depende de una larga serie de repeticiones y de elogiarle cuando una orden ha sido obedecida correctamente.

 

VENIR A LA LLAMADA

Los utensilios que debemos utilizar para este ejercicio son: un collar de cadena estrangulador y una correa de cuero de 6m.

La duración ha de ser de diez minutos y el tiempo estimado es de cinco días. Para que nuestro perro se acostumbre a acudir de inmediato a nuestro lado siempre que lo llamemos procederemos de la siguiente forma:

Colocamos en lugar de la correa normal de adiestramiento que usamos en los demás ejercicios una correa larga de aproximadamente seis metros y lanzamos un objeto a cierta distancia, dentro del alcance de ésta. Provocaremos al perro para que vaya a buscarlo y una vez que lo esté olfateando lo llamaremos por su nombre seguido de la voz de mando "AQUÍ", mientras vamos trayéndolo con pequeños tirones de la correa. Cuando lo tengamos cerca lo acariciaremos felicitándolo con las palabras muy bien, muy bien.

Después de ensayar cinco o seis veces el perro ya habrá asociado la palabra de mando con la acción a realizar. La siguiente vez llamaremos al perro acompañando la voz de mando con un chasquido de dedos que, en lo sucesivo sustituirá la voz de mando.

Finalmente perfeccionaremos el ejercicio soltando al perro y combinando el chasquido con un silbido, silbato, pito etc. para asegurarnos que el perro acudirá a nuestra llamada si el sonido del chasquido se hace imperceptible. Será el momento de ensayar aumentando las distancias.

Podría ocurrir que nuestro amigo se desentendiese de nuestra llamada y desobedeciera nuestra orden, en ese caso lo peor que podemos hacer es correr detrás de él o gritarle perdiendo los nervios. Lo mejor es andar en sentido contrario haciendo que lo abandonamos. Pronto intentará alcanzarnos. Cuando observemos que ha iniciado nuestra persecución nos pararemos haciéndole frente y, con el silbido, le iremos acercando para felicitarlo una vez que esté junto a nosotros.

ANDAR JUNTO AL DUEÑO

Ataremos al perro con una correa regulable, de dos metros de longitud, y paulatinamente le enseñaremos a andar junto a nosotros sea cual sea el ritmo o la dirección del paso.

La posición de partida es siempre la misma: a la izquierda. El perro, pues, está sujeto lo más corto posible y a la izquierda de su amo. Nos situaremos dé forma que a la izquierda del perro haya un muro o pared que seguiremos para impedir que el animal se aleje. En el caso de que quiera hacerlo presionaremos su cuerpo con la rodilla contra la pared sin detener la marcha. Seguramente, por muy dócil que sea nuestro perro, intentará adelantarnos o retroceder. En estos casos actuaremos de la siguiente forma:


* Si se adelanta colocaremos nuestro pie derecho en la ingle, cruzándolo por detrás de nuestra pierna izquierda, con el fin de trabar su paso.

* Si se atrasa, efectuaremos un simple tirón sobre la correa, hasta conseguir que su morro venga a la misma altura de nuestras rodillas.

No debemos obligar al perro mediante tirones, gritos o enfados. Se necesita paciencia, cariño y "tozudez". Si el perro intuye que tiene posibilidades de eludir la orden lo intentará siempre. La voz de mando ha de ser una sola. La palabra "FUSS", que aplicaremos en este caso, será dicha al principio del ejercicio y sólo una vez, ya que no debemos acostumbrar al animal a obedecer a la segunda o tercera voz.

El perro debe saber que cuando empieza el ejercicio está sometido a obedecer hasta que acaben las órdenes y consiga su recompensa. Una buena medida es atar al can con la correa sólo durante el ejercicio para que relacione la correa con la obediencia. Las clases no durarán más de media hora. Una buena distribución es media hora por la mañana y media por la tarde. Luego podrá jugar, saltar...

Se aconseja que la recompensa no sea siempre una golosina (carne, galletas), pues no puede existir un perro en forma si come a todas horas. Con algún juguete y demostrarle nuestro cariño le basta y le sobra para su entrega total.

 

 

 

 

ORDEN DE SENTARSE

Una vez habituado nuestro can a seguirnos, le enseñaremos a sentarse. El método más conocido era el de presionar con la mano el lomo del animal hasta que se éste se sentase. Existe un método más efectivo pero requiere cierta práctica. Situando al perro a nuestra izquierda, como es habitual, procederemos (igual que hicimos cuando le enseñamos "fuss") a presionar la grupa del animal con el pie derecho, de forma que éste no sabe qué es lo que ha producido la presión, ya que no ve, como en el método anterior, nuestra mano. Esta presión irá acompañada de la palabra "SITZ". Una vez se haya sentado nos alejaremos obligándole a quedarse quieto y sentado. Seguramente intentará levantarse, así es que necesitaremos grandes dosis de paciencia. No hay que desilusionarse si el primer día no responde, seguramente el segundo, cuando haya olvidado las presiones del primer momento de clase, nos dará la sorpresa de obedecer.
Con el tiempo el animal se acostumbrará al ejercicio y podremos alejarnos cada vez más hasta darle la espalda.

 

ORDEN DE ECHARSE

Si queremos enseñar a nuestro amigo a echarse, la palabra que utilizaremos es "PLATZ". Para este ejercicio, una vez colocado el perro a nuestra izquierda, pasaremos la correa por delante de nuestro pie izquierdo, y a la voz de "platz" presionaremos con el pie sobre ella hasta obligarle a que se eche. No hay que hacerlo violentamente, pues el ejercicio consiste en mantener la cabeza erguida y las patas paralelas, no en aplastar en el suelo el cuerpo y la cabeza. Si intenta levantar el trasero presionaremos con la mano en el lomo sin violencia, siempre tranquilizándolo. Recordemos que no debemos felicitarlo en posición echado si hace bien el ejercicio, pues tenderá a levantarse buscando la mano que le acaricia. Cuando haya efectuado la orden le diremos que se siente y entonces lo premiaremos.
Una vez echado debemos enseñarle a permanecer quieto, por lo tanto nos alejaremos "tranquilamente" dándole la espalda. Digo "tranquilamente" porque la fina percepción canina capta el nerviosismo o la inseguridad de su amo y no obedece de la misma forma. Es aconsejable contar con la ayuda de uno o dos amigos para que, una vez dada la orden de echarse, pase por su lado haciendo ruido y moviendo objetos. El perro tiene que hacer caso omiso de ellos.


EJERCICIO DE ALTO

Utilizaremos un collar estrangulador y una correa de adiestramiento para enseñar a nuestro can este ejercicio. La duración será de diez minutos y el tiempo estimado para su aprendizaje de cinco días.


El perro en marcha a nuestro lado debe saber pararse cuando lo hacemos nosotros, pero ya por disciplina, sin orden de ninguna clase. Sin embargo ¿qué ocurre si se lanza en persecución de alguien y queremos pararlo?
Para enseñarlo procederemos de la siguiente forma:
Le ponemos su collar y correa de adiestramiento y nos dirigimos a un lugar tranquilo, preferiblemente al aire libre y empezamos con los ejercicios que ya domina a la perfección: marchar al lado, pararse, sitz, etc. y después de haber practicado dos o tres veces iniciamos nuestra marcha con el perro en posición de junto atado a la correa. Haremos alto y le mandaremos sitz, nos situamos delante de él y lo llamamos con la voz de aquí, para, tan pronto como el perro se dispone a venir a nuestro encuentro ordenarle "ALTO" o "STOP" al tiempo que avanzamos nuestra palma de la mano abierta rápidamente. Esto provocará en nuestro alumno la reacción de quedarse inmóvil, lo que hay que aprovechar para felicitarlo.
Progresivamente se irán aumentando la distancia entre perro y adiestrador dejándolo unas veces sentado y otras de pie, al tiempo que se disminuirá el tono de voz en cada sesión hasta eliminarla por completo y provocando la reacción del animal solamente con la señal de alto. Aprovecharemos los altos para ejercitar la obediencia básica a distancia: sentarse, echarse, etc.
Pero ¿qué ocurre si el perro marcha delante y no puede ver nuestra señal? Ahora entra en juego el empleo de la correa de adiestramiento. Arrojamos delante de él, a poca distancia un objeto que él conozca. Cuando vaya a por él le ordenaremos "ALTO" o "STOP", si no obedece la correa de adiestramiento le obligará a cumplir la orden porque tan pronto como se acabe el recorrido de ésta nuestro amigo se verá obligado a parar recibiendo un gran tirón hacia atrás. Unas cuantas sesiones serán suficientes para el aprendizaje de este ejercicio.

 

 

EJERCICIO DE EN PIE

Para enseñar este ejercicio utilizaremos el collar de cadena estrangulador y la correa de adiestramiento.

La duración es de 30 minutos y el tiempo estimado para su aprendizaje es de tres días.

Iniciaremos la clase con el perro en posición de sitz, tomamos la correa junto al mosquetón del collar y ordenamos "EN PIE", a la vez que pasando nuestra pierna derecha por detrás de la izquierda buscamos la zona de la barriga del perro comprendida entre sus patas delanteras y traseras. Nuestro pie funciona como una especie de elevador que haremos funcionar cuando demos la orden. De esta forma la actuación sería la siguiente: decimos "EN PIE" mientras damos un tirón hacia arriba de la correa y levantamos con nuestro pie la barriga del perro que inevitablemente tendrá que levantarse. Ensayamos unas cuantas veces.
Para enseñarle a ponerse en pie a distancia nos situaremos delante de él con el extremo de la correa en nuestra mano izquierda. Mientras ordenamos "EN PIE" levantamos nuestra mano con su palma hacia arriba y le hacemos el ademán de arriba. En cada repetición vamos disminuyendo el tono de nuestra voz de forma que llegará un momento en que asociará el gesto de nuestra mano con la acción de levantarse.
Finalmente ensayaremos todos los ejercicios que han ido aprendiendo pero nunca en el mismo orden pues los aprendería mecánicamente y lo que se pretende es crear el hábito incondicional de obedecer en cualquier momento lo que se le manda.



SALTAR A LA ORDEN

Este ejercicio no es, obviamente, para enseñar al perro a saltar porque evidentemente sabe hacerlo. Se pretende acostumbrarle a saltar a la orden.

Comenzaremos con alturas pequeñas. Atado el perro a la correa y situado a nuestra izquierda, empezaremos una pequeña carrera y al llegar al obstáculo saltaremos emitiendo la palabra "HOP". El can forzosamente saltará también. Repetiremos el ejercicio varias veces. Cuando veamos que haya asimilado la orden, repetiremos el ejercicio con la correa suelta y obligándolo a saltar sin nosotros. Si no obedece nos situaremos detrás de la valla llamándolo y tirándole de la correa. Una vez haya saltado le recompensaremos no con golosinas sino dando algunos saltos por el campo o con su juguete favorito.



APORT

El "apport" es un ejercicio que consiste en llevar en la boca un objeto determinado y traerlo al dueño. Este ejercicio es más complejo de lo que realmente se cree y tendremos más facilidad con un can que haya sido acostumbrado a llevar objetos entre los dientes que con uno que no lo haya hecho jamás.


En primer lugar tendremos que encontrar un material que le guste al perro. Generalmente este material ideal es la madera. También les gusta el cuero y el plástico pero tienen la gran desventaja de que el perro puede masticarlos fácilmente, defecto que debemos evitar pues el objeto tiene que llegar intacto a las manos del dueño.


Lanzaremos el objeto frente a nosotros a una distancia de un par de metros. Con el perro atado nos dirigiremos hacia el objeto, se lo enseñaremos y le invitaremos a que lo coja con la boca. Si rechaza el objeto, fingiremos que es un nuevo juego y se lo pondremos en la boca con caricias y palabras cariñosas. El can debe asimilar el objeto como un juguete suyo, por lo que dejaremos que se familiarice con él y juegue con él sin dejarle que lo mordisquee o lo tire al suelo. Solamente tendrá que llevarlo sintiéndose orgulloso del ejercicio.


No acepte tampoco que el objeto sea depositado en el suelo, el perro debe entregarlo en la mano cuando usted lo requiera. El ejercicio final debe ser extremadamente preciso: se lanza el objeto, el perro en posición sentada y tranquilo espera la orden de ir a recogerlo, lo recoge del suelo y vuelve por el camino más corto hacia su dueño. Se sienta delante de éste con el apport en la boca, y a la orden lo entrega fácilmente. Una vez entregada la pieza de madera, el perro irá a sentarse a la izquierda del amo, listo para repetir el ejercicio si hace falta

 

 

 

LADRAR A LA ORDEN

Para enseñar este ejercicio necesitaremos un collar estrangulador y una correa de adiestramiento. La duración aproximada es de diez minutos y el tiempo estipulado para su aprendizaje es de cuatro días.

No vamos a enseñar a nuestro perro a ladrar, lo que sí vamos a enseñarle es a canalizar ese ladrido de forma que se emita en determinados momentos cuando sea necesario.
Llevaremos a nuestro perro a un lugar tranquilo y allí lo ataremos a un árbol o a cualquier otro objeto que resista bien los tirones del animal. Cuando hayamos terminado nos situaremos delante de él y, levantando el dedo índice, con la mano cerrada, le ordenaremos "LADRE","LADRE", moviendo el dedo como si estuviéramos reprendiéndolo. Por supuesto el animal se quedará callado porque no sabrá que significa este nuevo término ni el gesto. Entonces nos alejaremos de él, querrá seguirnos pero la correa se lo impedirá lo que provocará que empiece a ladrar insistentemente. En ese momento nos damos la vuelta y acercándonos a él lo felicitaremos: "muy bien, LADRE", "muy bien, LADRE" sin olvidar levantar el dedo de la forma que dijimos anteriormente. La correcta ejecución del ejercicio se conseguirá si el perro realiza el ejercicio sólo con hacer el gesto.

Cuando ya sabe nuestro perro ladrar cuando se lo ordenemos, procuraremos acostumbrarlo a hacerlo ante cualquier bulto sospechoso. Pondremos un paraguas abierto, que constituye un elemento extraño para él y le ordenaremos que ladre. Acto seguido cerraremos el paraguas. Nuestro amigo asociará la idea de que si ladra ante lo que le extraña o sorprende, enseguida desaparece. Practicaremos varias veces con diferentes objetos. Al final habremos conseguido que el perro, al detectar lo más insignificante prorrumpa en ladridos que nos pondrán alerta ante cualquier posible peligro.

REGRESAR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


ENTRENAMIENTO DE GUARDIA Y PROTECCIÓN

El consejo más difundido por todos los expertos, con respecto al ataque, es que hay que ponerse en manos de profesionales pues un mal adiestramiento puede desequilibrar fácilmente a nuestro perro.


Lo primero que tiene que aprender el perro es a morder el saco. Lo agitaremos para llamarle la atención, si no muestra ningún interés sería aconsejable traer, a las sesiones de entrenamiento, a otro perro ya entrenado, no podemos ni imaginarnos el mimetismo que existe entre ellos y cómo el más joven aprende del adulto.


Lo alemanes, suelen llevar sus cachorros de seis o siete meses a las sesiones de entrenamiento de los adultos porque saben que, aun siendo tan jóvenes, cuando los adiestren recordarán estas experiencias visuales, lo que facilitará la asimilación de ejercicios básicos.


Otro problema que puede surgir es que el perro muerda el saco con los dientes de delante (esta mordida se denomina "en pinza") y lo suelte rápidamente. La solución está en colocar el trapo lo más profundamente en la boca del perro y tirar suavemente. Cuando el perro oponga resistencia tiraremos de él con movimientos más amplios hasta que el animal le tome gusto a retener el trapo. Cada vez que suelte le diremos "NO" e intentaremos en cada mordida que lo haga con los molares.


Una vez que sepa morder el saco comenzaremos con el ejercicio. Al principio la duración será de cinco minutos de mordida. Debemos tener cuidado con aquellos perros de dentadura joven, mal asegurada o mal formada, porque necesitarán más tiempo ya que les duele la boca.



Nuestro perro ya está listo para atacar. Daremos el yute a alguien desconocido del perro que deberá mover el trapo llamando su atención. Es el momento de infundirle valor y animarle a ladrar para que se enfrente a esa persona amenazante. Cada vez que el perro pretenda morder, le ordenaremos "FASS" al mismo tiempo que el hombre de ataque retrocederá fingiendo temor. Cada vez que el perro muerda el trapo, el atacante deberá entregárselo como signo de derrota. El perro desarrollará una fuerte seguridad en sí mismo. Lo que queda es alejarlo cada vez más del atacante. Será ahora el perro quien busque el brazo con el trapo e incluso, más adelante aprenderá a perseguirle y a encontrarle cuando se esconda.

 

 

  REGRESAR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORDENES CANINAS

Ale...Jop Ale = Animarlo a saltar.

Jop  =  Saltar.

Auss =  Soltar.

Bebe = Beber agua del grifo

Bleib =  Permanecer en su sitio.

Bring = Traer el objeto.

Crichs = Arrastrarse.

Daun = Hacerse el muerto.

Esch = Cumplir sus necesidades fisiológicas

Fass  = Ataque.

Ffui = Regaño.

Ffus = Marchar al lado del amo.

Foran = Libre.

Golz = Cargar o Agarrar con el hocico un objeto.

Hands = Dar la mano derecha.

Jaii = Saludo militar.

Jier = Acudir Junto a su amo.

Laint =  Cuidar.

Laut =  Ladrido a la orden.

Left  = Dar la mano izquierda.

Linkz = Espera el perro a que el amo gire primero a la izquierda para luego él girar.

Noo = Para censurarlo o desaprobar un hecho.

Pasoff  =  Estar alerta.

Platz = Echarse.

Reich. = Se separa de la pierna izquierda cuando se gira a la derecha.

Sitz = Sentarse.

Stein = Permanecer en pie.

Such =  Buscar.

Vuelta  =   El perro da media vuelta.

 

 

 

 

REGRESAR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ADIESTRAMIENTO CIVIL

 

Es el que el propietario aplica a su perro si quiere que éste posea una obediencia básica, en otras palabras, lo que denominamos "buenos modales" y, al mismo tiempo, aporte a su dueño una defensa personal que le ayude a solucionar ciertos problemas derivados de la delincuencia social.

En cuanto al primer aspecto la obediencia debe ser muy estricta si queremos que se cumplan unas normas de convivencia como que el perro no haga sus necesidades en la casa o que respete a las personas que temen o no le gustan los perros y que realice ejercicios básicos como acudir a la llamada, sentarse, tumbarse, caminar con o sin correa, quedarse quieto, etc.

Para la realización de estos ejercicios la mejor opción es seguir estas tres fases:

A.    A)  Internar al perro en una escuela de adiestramiento.

Esta primera fase es, si cabe, más costosa emocionalmente para el dueño que para el mismo perro, pues le cuesta separarse de la convivencia con su can. Hay gran diferencia de actitud ante el entrenamiento entre el perro que vive en casa y el que está en residencia. Al primero, acostumbrado a vivir sin obligaciones, le parece tediosa e incluso una "tortura" la sesión diaria de adiestramiento, pues aunque no se utilizan elementos de castigo sí existe el trabajo obligado como único método para que obedezca a las órdenes en situaciones difíciles. Por el contrario, el perro que está en perreras, pasa e una situación desagradable, como es estar encerrado a trabajar en una pista, con lo que la acción de aprender se convierte en algo positivo y la disponibilidad de este can para el aprendizaje mejora.

B) Adaptación del perro y el dueño. Trabajo en lugares nuevos.

Esta segunda fase es fundamental si queremos tener éxito en nuestra empresa. Si el dueño no interviene el fracaso es seguro. Para que exista entrenamiento debe haber una conexión entre el dueño y su perro, pues éste no es una máquina que se programe para obedecer. El can necesita tres cualidades básicas en su amo:

· AFECTO,

· AUTORIDAD Y

· COMPRENSIÓN.

Por ello el adiestrador debe ser, además de un profesional, un buen psicólogo para saber enseñar al dueño a relacionarse, dominar y comprender a su perro.

C) Adaptación del animal al lugar en el que vive.

Esta tercera fase consiste en condicionar al perro a que obedezca en su lugar habitual. El animal tiende a identificar la pista o alrededores de la escuela como lugares de trabajo, mientras que su casa lo considera lugar de descanso. Por tanto esta última fase es crucial para obtener buenos resultados pues de nada nos sirve que el perro relacione su obligatoriedad a obedecer con lugares concretos en los que seguramente no volverá a estar. En esta fase, las sesiones de adiestramiento se harán en contextos reales. El perro tiene que obedecer a la orden de permanecer quieto, por ejemplo, en la puerta de un establecimiento y no debe ceder ante estímulos de distracción como la aparición de un gato o de otro perro.

La llamada debe ser efectiva y el can debe acudir siempre aún cuando estén presentes altos niveles de dificultad. Si no es así se hace uso del collar electrónico o de un método más rudimentario el "tirachinas".

El primero consiste en una descarga eléctrica que se produce cuando el perro no ejecuta una orden de llamada que previamente ha sido enseñada y se niega a obedecer. Este método tiene detractores y partidarios. Los primeros no aceptan el uso del collar pues produce dolor en el animal y no les falta razón, los segundos creen que aunque esto es cierto, es un mal menor. En perros perseguidores de otros es a veces mejor someterles a dos o tres descargas para toda una vida que ser atropellado por un camión o una pelea fatal. Por supuesto este método sólo puede ser utilizado por un profesional con experiencia, de lo contrario se puede convertir en un elemento neurotizador.

El método del tirachinas consiste, como su nombre indica, en "tirar una china" al perro si no obedece a la llamada. Este método es más rudimentario pero igual de efectivo que el collar. Hay quien lo rechaza pues se necesita tener muy buena puntería para no dañar alguna parte vulnerable del animal.

Lo que es cierto es que para adiestrar a un perro es necesario el uso del condicionamiento por recompensa, pero no como único método, como defienden los británicos en sus campañas comerciales. Éste sólo vale en situaciones fáciles. Pero qué ocurre ante una situación difícil en la que los estímulos externos son más atrayentes para nuestro can que la recompensa que le ofrecemos. ¿Cómo puede acudir a la llamada un perro que persigue en carrera a un gato o a una perra en celo?

El método de la recompensa debe utilizarse al principio del entrenamiento para enseñarle el ejercicio al perro. Se pueden utilizar refuerzos como caricias, comida, juguetees etc. La actitud del perro sin el método de la recompensa tiende a convertirse en triste, sumisa e inhibida.

En cuanto a la parte correspondiente a la defensa, el perro de defensa civil debe ir motivado en un 70% por su instinto de defensa y en un 30% por el de presa. Un perro que invierte los porcentajes, es decir que su ataque es llevado por un instinto de presa más que por el de defensa, es un perro que sólo muerde al movimiento y no lleva carga agresiva suficiente para afrontar las adversidades de una determinada situación. Los perros deportivos están adiestrados para dirigir su agresión a la manga y al figurante, no es el instinto de defensa lo que les mueve. Por ello es conveniente no utilizar en el trabajo civil las tradicionales mangas de adiestramiento (propias del terreno deportivo) pues condicionan excesivamente al animal. Lo mismo ocurre con los trajes integrales.

 

 

  REGRESAR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SELECCIÓN DE UN CACHORRO DE TRABAJO

Principios Básicos

Primero que nada, debe decirse que este es uno de tantos métodos para escoger un cachorro. Claro esta que después de haber realizado las varias pruebas, y al haber descartado varios cachorros en la camada, pasa a formar parte de la escogencia, la estructura. Todo esto partiendo del principio, que es mejor tener un perro que trabaje y no sea tan "BELLO" que uno que sea excelente en conformación y no tenga el carácter necesario. 
Habiendo entendido que esto es lo primero en lo que se debería basar el criterio de selección, pasemos al proceso.

Cuando se va a escoger un cachorro, lo primero que tenemos que hacer es una cita con el criador. Luego es conveniente indicarle la hora en que vamos a ir, para que no coincida con horas de comida. Ya que ver una camada recién comida, no nos va a ayudar mucho. Debemos cercióranos, que las instalaciones donde los cachorros estén, estén limpias y libres de olores muy fuertes, ya que esto nos indica la cantidad de tiempo que los criadores le dedican o no a los perritos. Es bueno también preguntar al criador, si los cachorros han estado expuestos a imprintings de presa, mordida, disparos, y sobre todo la cantidad de socialización con humanos. Ya que mas de una vez nos conseguimos gente que no saca a los perritos, que los cachorros no ven gente sino hasta avanzadas edades y esto no es recomendable en lo absoluto.

Otra cosa importantísima, es ver a los padres. Si los dos se encuentran en la localidad. Asegúrese que los animales sean sociables, que se muestren alegres y llenos de energía. Evite cachorros, de madres sean perras excesivamente miedosas y/o tímidas.

Habiendo realizado estos simples pasos, pida al criador ver a los cachorros. En este sentido hay varias tendencias, hay criadores los cuales no les gusta sacar a los perritos y la cantidad de pruebas que podemos realizar con un cachorro aguantado por el criador, son mínimas. La razón de esto, es supuestamente para proteger a los perritos de enfermedades que el comprador pueda traer de la calle. Es por eso que debe aceptar cortésmente y sin ofenderse, cualquier proceso de higiene que el criador considere, para que UD pueda realmente revisar y probar los perros. Si aun así el criador no acepta que Ud. revise y pruebe el cachorro, mi recomendación es buscar otra camada.

Lo primero que vamos a buscar en la camada entera, es ver cachorros, corriendo, ladrando, brincando, etc. Debemos evitar perritos que se retiran de la camada o que son temerosos a nuestra presencia. Luego de asegurarnos del alto espíritu de juego de los cachorros, debemos utilizar una toalla y de manera suave moverla por el piso, para comenzar a ver cuales de los cachorros tienen interés en morder la presa, de antemano les digo, un cachorro que no tiene interés ABSOLUTO en morder o perseguir la presa, es un perro simplemente no va a trabajar bien. Y les aclaro que una presa de bajo nivel con trabajo se puede subir, pero una presa inexistente, será siempre inexistente.

Realizada esta prueba y eliminados los cachorros, que no presenten ningún tipo de atención sobre la presa, pasemos a lanzar una pelota de tenis, de manera muy suave, y solo rodarla por el piso y asegurándonos que los cachorros la vean salir. Esto una vez mas nos va a ayudar a leer, el nivel de instinto de presa que el animal pueda tener, además de también indicarnos, si el cachorro cobra, lo cual es muy importante para su futuro dentro del deporte. Ya realizadas estas dos simples pruebas, debemos tener menos cachorros ya que habremos descartado algunos. Ahora es importante separar a los que tenemos escogidos, probarlos de manera individual, repitiendo lo mismo. A continuación, podemos probar la sensibilidad al tiro. Esto no quiere decir que nos vamos a llevar un arma cada vez que vamos a ver una camada. Pero dos pedazos de madera cortos, o una correa de cuero doblada, nos pueden ayudar a simular una detonación, esto debe realizarse a una distancia de al menos unos 8-10 metros del cachorro y se debe hacer mientras el perrito este jugando o haciendo algo placentero para el.

Luego de esta prueba y de haber definitiva y absolutamente descartado el cachorro que no pase esta prueba. Pasamos a realizar la prueba del dolor. Tomaremos la patita del cachorro y presionaremos, entre los dedos, contaremos hasta diez y veremos cuando comienza el cachorro a llorar, mientras mas cerca de 10 o incluso sobre 10, son perros fuertes, que posteriormente tendrán mejor reacción a la hora de una corrección durante los entrenamientos.

También es de suma importancia, ver si al soltar el cachorro, sale corriendo y nos evade o si quiere seguir jugando. Ya que esto también es una indicación del comportamiento posterior del perro, ante las correcciones.

 

 

  REGRESAR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AD - TEST DE RESISTENCIA 20KM (AUSAUERPRUFUNG)

INFORMACION GENERAL

Esta prueba es de mucha utilidad para SHOWS y CRIANZA. La prueba de resistencia AD, permite certificar que el perro es capaz de soportar cierta tensión física sin mostrar rasgos de fatiga importantes. Dada la estructura física del perro, estos síntomas pueden observarse mejor cuando el perro corre. Hay cambios en su ritmo cardiaco y en sus pulmones; otras características como su espíritu y su dureza también están presentes. Un resultado exitoso de esta prueba comprobara que el perro posee un cuerpo saludable. Estas características son muy útiles en un programa de crianza serio y responsable.


El Test de AD, es tomado por el Club de Raza local. Este debe informar de la realización de dicho evento, al menos 4 semanas antes de realizar la prueba. Para dicho evento se denomina una secretaria y un juez. En los meses de verano, solo se podrá tomar esta prueba en las mañanas. La temperatura no debe exceder los 22 grados Celsius (aproximadamente 72 grados Fahrenheit).

La inscripción en el Test de AD debe hacerse por lo menos 8 días antes de realizar el evento. Las cuotas de inscripción solo cubrirán los gastos en que se incurran en dicho test. El formulario de inscripción debe contener : el nombre exacto del perro, el registro de inscripción, cualquier grado de entrenamiento obtenido, sexo, fecha de nacimiento y nombre y dirección de dueño y del criador.

La participación en dicho evento es voluntaria. Si durante el transcurso de la prueba, el perro o el handler se lesionan de alguna forma, el Club local no será responsable de ningún daño o perjuicio, ni se hará cargo de ningún gasto.

REQUISITOS DE INSCRIPCIÓN

El perro debe tener mínimo 16 meses de edad y máximo 6 años. Se permite un máximo de veinte perros que serán juzgados por un juez. Si la inscripción excede los veinte perros, se debe denominar un segundo juez. Todos los perros deben registrarse. El perro debe estar saludable y en buena condición física. Perros enfermos, perros débiles, perras en celo, perras con cachorros y perras amamantando no se permiten participar. Para comenzar el Test, el handler indicara al juez de una manera deportiva que el perro esta en posición de partida. En dicho momento se debe presentar el pedigree y papeles de inscripción del perro. El juez y secretaria verificaran que el perro se encuentre en buenas condiciones para rendir el examen. Perros que presenten cansancio o una condición apática, será descalificados. El handler dirigirá al perro de una manera deportiva. Conductas antideportivas pueden provocar la descalificación del perro en el examen. El juez tiene la ultima palabra para cada una de estas decisiones.

SOBRE LOS PUNTAJES

No existen puntos o premios para este examen, solo la calificación de "Pasado" (Passed) o "No Pasado" (Not Passed). Solo los perros que obtengan "Passed" reciben la certificación AD.

SOBRE EL TERRENO

El test debe preferentemente ser corrido sobre calles o caminos de diversos terrenos como asfalto o tierra. El handler solo acompañara al perro en una bicicleta.

EL TEST

A. EJERCICIO DE TROTE : Los perros correrán un total de 20 kilómetros (aproximadamente 12.5 millas) a un promedio de velocidad de 12 a 15 kilómetros por hora (7.7 a 9.5 millas por hora).

El perro debe mantenerse al lado izquierdo del handler con una traílla, moviéndose en un trote normal al lado de la bicicleta. Se debe evitar un trote demasiado rápido. La traílla debe ser lo suficientemente larga para dar la posibilidad de ajustar la velocidad del perro en cualquier momento. Tirar de la traílla para apurar al perro un par de veces no es FALTA, pero si es recurrente dicha acción, será considerada como una falta por parte del juez. Habrá un periodo de descanso de 15 minutos para aquellos perros que hayan completado una distancia de 8 kilómetros (5 millas). Durante este "break" el juez examinara los perros ante un estado de fatiga. Serán descalificados del examen aquellos perros que muestren una fatiga extrema. Habrá un periodo de descanso de 20 minutos una vez que los perros hayan completado una distancia de 15 kilómetros (9.4 millas). El juez examinara nuevamente a los perros.

 

 

 

  REGRESAR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PRUEBA DE APTITUD DE CRIA

OBJETIVO

El objetivo de una P.A.C. consiste en determinar si un ejemplar es apropiado para la cría y excluir a los perros que no sean aptos para la cría.


REALIZACIÓN

La realización está a cargo del C.R.E. y podrá traspasar la responsabilidad a las Delegaciones.


RECONOCIMIENTO

Una evaluación sólo será reconocida si ha sido otorgada en una P.A.C. oficial de fecha concertada.


CONDICIONES

Las condiciones para el otorgamiento de una concertación de fecha son las siguientes: deben participar como mínimo 8 perros y debe disponerse de un terreno adecuado. Número máximo de 15 participantes por día más 3 repetidores como máximo. En caso de Delegaciones que tengan menos miembros también será posible otorgar una protección de fecha en caso de tener 5 perros (mínimo), siempre que la devolución de costes se refiera a 8 perros. Para determinar el número de miembros tendrá validez la lista anual de miembros de las delegaciones del C.R.E. que se publicó antes de la fecha protegida.


SOLICITUD ACERCA DE LA CONCERTACION DE FECHA PARA UNA P.A.C.

Dicha solicitud deberá presentarse con 3 meses de antelación.

La concertación de fecha se solicita mediante un impreso especial a rellenar por las delegaciones. Las solicitudes de los delegados requieren la aprobación por parte de la Junta Nacional del C.R.E. en la solicitud deberá constar el nombre y la dirección exacta del grupo que realiza el concurso y de los respectivos organizadores. Además, deberán hacerse indicaciones exactas acerca de la ubicación del terreno y el inicio de la P.A.C.

La P.A.C. se considerará concertada cuando se haya emitido la confirmación por La Junta Directiva del C.R.E. comunicándose por escrito dicha aceptación.  No se admitirán P.A.C. que se celebran acto seguido de una exposición Nacional o Internacional organizado por la Real Sociedad Canina o de una Monográfica, sólo se autorizarán las que se celebren el día anterior o posterior.


PARTICIPACIÓN

Cada propietario que haya criado a su ejemplar de acuerdo con las disposiciones del reglamento de cría podrá participar en una P.A.C., si el perro ha cumplido los 18 meses en la fecha de la prueba. Además deberá presentar el mismo día de inscripción un comprobante acerca de la prueba de BH superada. Deberá también aportar el Certificado Oficial de Avepa sellado y firmado por el Vocal de Cría del C.R.E.

La inscripción de un perro para una P.A.C. se realizará mcdiante comunicado por escrito al organizador presentando al nusnio tiempo cl pcdigrcc original y fotocopia, y el infornic sobrc cl cstado de las articulaciones de la cadera, expedido por la oficina de evaluación recoitocida por el C.R.E. Además, deberá presentar el carnet de socio y estar al corriente de pago de las cuotas. En caso de presentarse de nuevo después de un anterior aplazamiento, deberán presentarse los informes P.A.C de todas las anteriores presentaciones sin requerimiento previo.

CONDICIONES DE REALIZACIÓN

Una P.A.C. con fecha concertada deberá realizarse bajo las siguientes condiciones:

El organizador de la prueba recoge las inscripciones, verifica si están completas y dispone posibles correcciones o anotaciones complementarías. El organizador se reserva el derecho de no admitir aquellas inscripeiones que no estén debidamente cumplimentadas.

En base a los documentos presentados el organizador de la prueba prepara los papeles de la misma (resultado de la prueba de aptitud para la cría).Pasa las inscripciones recibidas a una lista. En esta lista deberá constar lo siguiente:

Nombre del perro

Fecha de Nacimiento

Número de LOE

Nombre del Criador

Nombre y dirección del propietario

Número de socio del C.R.E.

Inmediatamente después del final de la prueba P.A.C. con un plazo máximo de 8 días deberá enviarse una lista de resultados acompañada por los respectivos documentos a la Secretaría Central del C.R.E.



TAREAS DEL ORGANIZADOR DE LA PRUEBA Y DEL RESPONSABLE DE CRÍA

El día de la prueba, el organizador de la prueba y el responsable de la cría deberán procurar conseguir que el juez pueda trabajar sin ser molestado y que tenga a su disposición los siguientes medios auxiliares:

Aparato de medición, cinta métrica, una mesa y algunas sillas.

Una auxiliar administrativa con máquina escribir para rellenar los impresos.

Un ayudante experimentado con el respetivo equipamiento y carnet de Figurante Oficial del C.R.E.

Una pistola detonadora de 6 mm.

Uun suelo plano (ejem. planchas de madera) de 1 x 2 metros como mínimo para las mediciones necesarias.

Una balanza

El responsable de cría competente asistirá al Juez en la medida de lo posible en la realización de la prueba de aptitud para la cría.

ALOJAMIENTO DE LOS PERROS

Los perros deberán guardarse de modo que no molesten el desarrollo de la prueba y que tampoco ellos sean molestados. No está permitido acercase o entrar en el recinto con el perro sin requerimiento previo.

ORDEN DE LA PRUEBA

MACHOS

HEMBRAS

Se evaluará a los diferentes perros según los siguientes criterios:

tipo, construcción, miembros delanteros y traseros, movimiento, dentición, pelo, etc.

Sensibilidad a los ruidos, naturalidad en el grupo  (grosor del cartucho de 6 mm.)

Evaluación del carácter, predisposición de los instintos.


OBSERVACIONES DEL JUEZ

Después de la prueba del perro, el juez apunta dichas determinaciones en el impreso "resultado de la P.A.C." y lo firma. La decisión del juez tendrá vigencia en cuanto el responsable principal de cría haya confirmado sus determinaciones. Solamente después podrá utilizarse el perro para la cría. La declaración de aptitud para la cría tendrá validez hasta que el perro haya cumplido la edad hasta la cual está apto para la cría, a no ser que la aptitud para la cría le fuera retirada por el responsable principal de cría en colaboración con el comité de cría. Esta decisión deberá notificarse al propietario del perro mediante carta certificada.



TRASTORNOS DEL DESARROLLO

En caso de que el perro mostrara trastornos del desarrollo o no cumpliera las condiciones respecto a su carácter, el juez podrá aplazar el perro a entre 2 y 6 meses. Una vez vencido este plazo, el perro podrá ser presentado de nuevo. Los Rottweiler que hayan sido aplazados en una P.A.C. podrán ser presentados dos veces más a esta prueba. Si la suspenden serán clasificados como no apropiados para la cría.

Si se presenta un Rottweiler con dentadura en tenaza no podrá ser evaluado. los perros que presenten este defecto podrán ser llevados a una P.A.C. cuando hayan cumplido 2 años y medo o más. Se reconocerá la aptitud para la cría en caso de que la dentición no se haya modificado.

EXCLUSION DE PARTICIPACIÓN

En una P.A.C. no podrán participar perros que pertenezcar. al Juez competente o a uno de sus familiares. Lo mismo será válido para el Figurante y el organizador de la prueba.

El propietario del perro asumirá la responsabilidad por posibles daños ocasionados por su perro. El propietario o los propietarios del perro así como el guía del perro deben ser miembros del C.R.E.


DISPOSICIONES FINALES

Después de haberse finalizado la P.A.C. el organizador de la prueba deberá verificar si todos los documentos están completos y deberá efectuar la liquidación con el juez y los demás derechos habientes. A los 8 días después de la prueba deberá presentar a la Secretaría Central los siguientes documentos:

Lista de los perros participantes

Impresos "resultado de la P.A.C. incluyendo los respectivos pedigrees, Certificado Oficial de AVEPA, comprobante de la BH pasada con APTO, fotocopia de la cartulina de Tatuaje.



 

REALIZACION PRACTICA DE LA PRUEBA DE APTITUD PARA LA CríA

NORMAS GENERALES

Antes de empezar la prueba el juez convoca a los acompañantes de los perros y les advierte acerca de la importancia de la P.A.C. como base de cría y a fin de mantener y fortalecer de las calidades del Rottweiler.

Explica el por qué de los ejercicios que se requieren para verificar el carácter y la predisposición de los instintos.

El Juez empieza describiendo el aspecto exterior cuando el perro está parado y en movimiento. En este momento ya podrá familiarizarse con el carácter del perro. Las conversaciones con el propietario sobre el tratamiento, la cría y las influencias del entorno completarán esta impresión.

MEDIR Y PESAR

Mediante una tabla de color de ojo determina el color de los ojos del perro indicando una cifra y una letra (la - 4a), los colores de ojo 4b, 5 y 6 significan que el perro no está apropiado para la cría.


INFORMACIONES GENERALES ACERCA DE LA PREPARACION Y LA REALIZACIÓN

El Figurante, debe poseer el carnet de Figurante Oficial del C.R.E. deberá actuar estrictamente según las indicaciones del Juez.

El dictamen del Juez en funciones o del Juez de Test de Carácter será definitivo. No será posible presentar recurso. El propietario del perro se responsabilizará de posibles daños ocasionados por el perro.



 

 

PRUEBA DE APTITUD DE CRIA P.A.C.

EJERCICIOS PRELIMINARES

-Durante todos los ejercicios el perro deberá llevar collar de cadena en posición fija excepto en el ejercicio n0 3 que la conducción se realizará tal y como se indica en el mismo).


ACTITUD ANTE EXTRAÑO INOFENSIVO

1-A) Conductor y perro se dirigirán hacia el Juez para efectuar la presentación.

1-B) Conductor y perro se pararán ante el Juez y verbalmente el conductor facilitará éste su nombre así como el nombre, edad y no de Tatuaje del perro.

1-C) El Juez realizará la oportuna comprobación de los datos que se le han facilitado, al tiempo que observará la actitud del perro hacia él, considerándose así mismo el Juez como el extraño inofensivo.


REACCIÓN ANTE DISPARO

2-D) Conductor y perro caminarán en línea recta unos treinta metros.

2-E) A la mitad de este recorrido se efectuará un disparo, tras el cual ¿stos darán media vuelta y se pararán, una vez parados se efectuará un segundo disparo, dejándose a criterio del Juez el efectuar algún otro disparo para reafirmar alguna

PASEO EN GRUPO

3-F) Conductor y perro se encaminarán hacia un grupo de personas (mínimo de 4 personas), que estarán dispuestas en circulo abierto y en movimiento, éstos pasarán por el centro de este grupo de personas, una vez sobrepasado éste darán media vuelta volviendo a entrar en el circulo formado por el grupo de personas para pararse en el centro del mismo.

3-G) Una vez parados el Juez dará la orden de estrechar o cerrar este circulo alrededor del conductor y perro para más tarde dar orden de abrir de nuevo el circulo, retirándose este grupo de personas del lugar.



SORPRESIVO Y LANZADO

4-H) Conductor y perro sin correa (suelto) se encaminarán hacia un escondite ya previsto.Cuando éstos se encuentren a unos 10 metros del mencionado escondite, y a la orden del Juez, saldrá el figurante del escondite realizando gestos amenazantes causando la provocación en el perro, el cual deberá repeler la agresión mordiendo el manguito que porta el figurante, siendo éste transportado por el figurante durante la mordida, de forma lateral unos metros.

El Figurante durante el transporte propinará al perro dos castigos en la espalda con la fusta (que deberá ser acorchada) parando el transporte a la orden del Juez.

El perro deberá soltar el manguito a la parada del transporte, de no soltar, su conductor le dará la orden para que suelte, siempre a indicación del Juez y un máximo de tres veces.

Una vez el perro haya soltado el manguito, el conductor se aproximará a éste sujetándolo por el collar, mientras el figurante se aleja unos 40 metros. Seguidamente se procederá a efectuar un lanzado con la consiguiente contra y carga del figurante, todo esto a la orden del Juez.

El Figurante nuevamente realizará el transporte lateral del perro parándose a los cinco metros, el perro deberá soltar, si no lo hiciese el conductor dará la orden para que suelte, de no soltar se le indicará al conductor sujete al perro por el collar.

Ya suelte el perro el manguito al parar el transporte o suelte por las ordenes de su conductor éste deberá permanecer en vigilancia hasta tanto llegue el conductor a sujetarle por la correa al collar, dándose por terminado el ejercicio.


LA CALIFICACION SERA DE APTO O NO APTO

Si el perro mostrara miedo, inseguridad alta o evitación, así como si no mordiese o acusara los castigos así como abandonara la vigilancia en aquellos ejercicios que lo requieran, será descalificado NO APTO

REGRESAR