Inicio Secciones Rottweiler Pastor Alemán Cachorros Contáctanos

 

 

 

 

 

Introducción

El estandar

Historia

Criterios de Crianza

Preguntas Frecuentes

Función Zootecnica

Temperamento

Bibliografía

Videos Pastor

     
Pies de Cría Futuros Campeones Cachorros
     

 

Era inevitable que pugnara por ir en cabeza...

ya era parte de su ser,

porque se había apoderado de él ese orgullo

sin nombre, ese incomprensible orgullo del rastro

y la huella... ese orgullo que hace que todos

los perros se unan para esforzarse

hasta el último aliento,

que hace que mueran felices en la traílla

y se mueran de pena si se les suelta...

 

JACK LONDON, THE CALL OF THE WILD

(LA LLAMADA DE LA SELVA), 1903

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
El Pastor Alemán
Una frase hecha dice que el perro de pastor alemán 'no es el primer mejor perro en nada, pero es el segundo mejor en todo'. Aunque no es exacta, como todas las generalizaciones, se acerca bastante a lo real. De hecho, se pueden encontrar razas que superan al pastor alemán en alguna cualidad específica (algunas tienen mejor olfato, otras pueden ser más resistentes y otras pueden desenvolverse mejor en el agua), pero ninguna tiene tan gran nivel de versatilidad ni es capaz de hacer de una forma tan excelente todas las cosas que son capaces de hacer los pastores alemanes.
De hecho, es un trabajador nato, afectuoso con la familia, excelente guardián, paciente y protector con los niños. Valentía, abnegación y fidelidad son tres virtudes que caracterizan a este magnífico perro. No en vano, es una de las razas más populares del mundo.

Historia

Sus orígenes se remontan a finales del siglo XIX. Se inició entonces un programa de crianza en Alemania que dio como resultado el Pastor Alemán y se expuso por primera vez en Hannover en 1882. Fruto de cruces entre pastores de Turingia y Wurttenberg, fue creado para guarda y protección de los rebaños de carneros contra los lobos. Más tarde, tras la aparición de la Asociación de Amigos del Pastor Alemán en 1899, se inició una selección de ejemplares cuyos cruces mejoraron tanto el aspecto psíquico como físico del animal.

Perro de Württemberg
(1900)

Pastor Alemán
(1900)

Perro de Turingia
(1900)

Hoy en día, esta raza no es sólo una de las más queridas y admiradas por los amantes de los perros, sino que sus cualidades también le han permitido trabajar en colaboración con ejércitos y policías. De hecho, los servicios prestados durante las dos guerras mundiales le granjearon un respeto y admiración universales.

Descripción de la raza

Se trata de un animal fuerte, ágil, muy musculado y lleno de vida. Debe ser y parecer bien equilibrado, más largo que alto, de cuerpo profundo y con un contorno de curvas suaves. Además, debe ser consistente y no delgado.

La altura de los machos oscila entre los 60 y los 65 centímetros y la de las hembras entre 55 y 60. En cuanto al peso, los machos deberán estar entre los 35 y los 40 kilos y las hembras entre 25 y 30.

La forma ligeramente alargada del Pastor Alemán corresponde perfectamente a su naturaleza de trotador muy resistente. Tiene una estructura enjuta, robusta y muy musculosa, con una expresión que debe denotar gran inteligencia, vivacidad y temperamento. Estas son las características más destacadas de la raza.

Más en detalle, su cabeza no debe aparentar nunca desproporción o un excesivo peso; debe tener el hocico muy potente, provisto de robusta mandíbula (necesaria para sujetar decidida y tenazmente), donde la dentadura, en forma de tijera, cierra perfectamente. Las orejas, triangulares y erectas, son de inserción alta y cuando el perro está atento, las mueve hacia adelante. Los ojos son ligeramente almendrados y de color oscuro. La unión del cuello con el cuerpo es de longitud mediana, enjuta, es decir, carente de papada. Cuando el perro se desplaza, pone la cabeza y el cuello casi horizontalmente.

Su tronco es alargado y posee un tórax bien desarrollado, adecuado para garantizar una buena oxigenación durante los esfuerzos prolongados, con una línea superior bien recta que concuerda con una grupa larga y ligeramente caída. Cola con denso pelo y de buena longitud, tanto como para llegar hasta el corvejón o superarlo. Los ángulos de las partes anterior y posterior, deben ser bien marcados con hombros oblicuos y muslos anchos y musculosos.

Esta constitución, con ángulos bastante cerrados le permite al perro, en sus desplazamientos, cubrir mucho espacio, es decir, tener un gran impulso de la parte posterior y un gran avance de la anterior. Con un trote muy alargado y rasante, debe tenerse la impresión de que el perro se desplaza sin esforzarse ni fatigarse. Por último, durante los desplazamientos, la línea superior no debe parecer nunca débil o, peor aún, caída, sino formar una unidad entre la cabeza, llevada hacia adelante y la cola, mantenida muy alta, en posición casi horizontal.

  REGRESAR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 

 

 

Criterios de Crianza

Buscamos perros fuertes, de buena musculatura, estructura general firme y temperamento equilibrado, fáciles de entrenar para ser apropiados como compañeros, guardianes, de protección, de servicio y de pastor. Su estructura es rectangular, con una longitud de 10 a 17% mayor que la altura a la cruz, como corresponde a un perro trotador. La altura de los machos es de 60/65 cms con un peso de 30/40 kilos y para las hembras 52/56 cms y 22/32 kilos, cuidando que el tamaño sea acorde a la armonía estructural del conjunto. La cabeza de forma de cuña, debe ser moderadamente ancha entre las orejas, de un largo proporcional al del cuerpo. Maxilares fuertemente desarrollados, caña nasal recta, y los labios, de color oscuro, firmes y bien adheridos.

Las orejas, de tamaño mediano, erectas, puntiagudas con el pabellón dirigido hacia el frente. Los miembros anteriores, rectos y paralelos, con omóplato y brazo de la misma longitud, deben estar firmemente pegados al cuerpo, con antebrazos rectos y paralelos entre sí. La posición de los miembros traseros, paralelos uno al otro, debe ser ligeramente recogida; el muslo y la pierna casi de la misma longitud formando un ángulo de 120º; muslos fuertes y bien musculados, corvejones fuertes y firmes y metatarsos perpendiculares debajo del corvejón. La línea superior del cuerpo debe correr sin interrupción desde el cuello y sobre la espalda, firme, fuerte y bien musculada, ligeramente inclinada hasta la grupa larga e inclinada continuamente hacia la línea de la cola.

El pecho debe ser moderadamente amplio con el esternón bien notorio. La profundidad del pecho debe tener 45 a 48% de la altura en la cruz. La cola debe llegar por lo menos al corvejón, con el pelo más largo en su parte inferior. En el color, buscamos colores negro y fuego fuertes, con máscara más oscura que el resto del pelaje que debe ser doble con lanilla interna; con el pelo externo lo más denso posible, recto, duro y bien pegado al cuerpo.

REGRESAR