Inicio Secciones Rottweiler Pastor Alemán Cachorros Contáctanos

 

 

Historia

REGRESAR

¿Quién podría encontrarme

en cualquier parte,

ya sea cerca o lejos?

¿Quién podría, siguiendo el rastro

de mis pies, dar conmigo,

quién , si silbo, lo oirá

siempre donde esté?

Sólo mi Rover.

 

JOHN CLARE, MY ROVER (MI ROVER), 1809

 

El Pastor Alemán

 

En Alemania, los primeros criadores, realizaron cruzas con los perros pastores que tenían a su alcance; en la región alemana de Thuringia predominaba un perro de orejas enhiestas, nervioso, ágil y fuerte, cola enrollada en el lomo, tamaño medio/pequeño y color gris lobo.  Destacaban en el trabajo ganadero por su viveza y rapidez, estando especialmente dotados para la labor de reunión de las ovejas, a pesar de que también eran usados como perros de guarda. Los perros de Thuringia eran pequeños y fuertes, café grisáceos, generalmente con orejas erectas y existían dos variedades una con pelo corto (izq.) y otra de pelo largo (der.) .

  

Los perros de Svevia tenían pelaje oscuro y rizado con una estructura ósea ligera, pero también existía una variadad de pelo corto. 

 

Por su parte, en Württemberg y otras partes de Sajonia se criaba un perro de pastor más grande y fuerte que el de Thuringia, con huesos robustos, peloabundante y con orejas caídas, en general con una construcción más estética y un mejor movimiento y orejas generalmente caídas, menos rústico y rudo pero más tranquilos y permanecían más tiempo junto a los pastores, lo que los hacía más indicados para las labores de guarda. La cola descendía formando una curva suave y el paso era tranquilo y largo, característica muy importante en un perro pastor, pues de esta forma no alarma a las ovejas del mismo modo que si se acercase al rebaño corriendo con movimientos bruscos y a saltos.

 

Estos dos tipos de perros representaban para los criadores de la época determinadas ventajas, aunque también ciertos defectos. El cruce entre ambos troncos dio buenos resultados limando los defectos y potenciando las virtudes de unos y otros.

 

El pionero del pastor alemán, fue el capitán de caballería Max von Stephanitz, cuya labor más importante fue canalizar los anhelos y el trabajo de los diferentes aficionados y criadores en una única dirección, plasmada en la redacción del estándar de la raza y la fundación de la SV (Verein fur Duetche Schaferhunde), nacida en 1899 como órgano colectivo y centralizado para el desarrollo de la raza de pastor alemán.

 

Von Stephanitz era un gran conocedor de todas las castas de perros de pastor existentes en Alemania.  Conocía sus orígenes, su funcionalidad, su evolución y todas las experiencias de cría que se habían llevado a cabo y en sus postulados teóricos tenía la imagen ideal de un ejemplar que aglutinaba las virtudes de los distintos troncos.  

Su primer estándar se registró el 20 de septiembre de 1899, con la idea de poder desarrollar un ejemplar con las cualidades necesarias para poder trabajar las 24 horas del día, cuidando los rebaños desde el amanecer hasta el anochecer, y a sus dueños durante toda la noche.

Para determinar la norma de la raza, Max Von Stephanitz fundó el SV (Schaferhund Verein) el 22 el 1899 de abril qué es una organización dedicada al desarrollo, crecimiento, y entrenamiento del Pastor alemán. 

Los miembros fundadores fueron 13, que rápidamente aumentaron hasta alcanzar 1,215 siete años después, y el día hoy ha alcanzado más de 100,000 miembros.  

Estos miembros vinieron de los niveles muy diversos de la sociedad, desde nobles hasta pastores, todos unidos por la pasión común por una raza nacional que en ese momento sólo existía en sus sueños.

Los primeros pasos en esa dirección se dieron creando un Libro Genealógico, redactando un patrón racial o estándar y formando una asociación de criadores y aficionados que desarrollen su labor bajo criterios comunes. El 1° de enero de 1895 nace el que sería considerado como "originador de la raza", el ejemplar Horand v. Grafath, procedente de los perros de pastor de la línea de Thuringia Kastor and Lane. Horand medía 61 cm a la cruz y era de fuerte osamenta, lo que lo hacía más grande y fuerte que la media de los perros de esta región. Por otro lado era de construcción seca, color gris lobo y orejas enhiestas, lo que lo diferenciaba de los Württemberg. Esto motivó que recibiera la aprobación general de ambas tendencias, que por ese entonces dominaban en la incipiente raza. Horan fue utilizado como semental de manera extensa, buscando fijar sus cualidades y su tipo. 

Los cruces más exitosos fueron los que se hicieron con hembras WÜrttemberg, más grandes y fuertes y de estructura alargada. Mores Plieningen era una perra de pastoreo que trabajaba habitualmente con ovejas. De su cruce con Horand nació Hector v. Schwaben, que sería Sieger en 1900 y que al cruzarse con otras hijas de Horand estableció una línea de fuerte consanguinidad, fundamental en la fijación de los caracteres deseados.

El árbol genealógico del nuevo organismo, el SV, registró a Horand Von Grafath como el primer perro. El nacimiento de Horand llenó Max Von Stephanitz de entusiasmo dado que aparte de apreciar sus calidades morfológicas, reconoció y valoró su carácter maravilloso  dócil, vibrante, atento, fiel, seguro y al mismo tiempo defensor vigilante de su propio amo.  Y con él la raza recientemente formada empezó a tener puntos de referencia tanto concretos como ideales. 
Debe notarse que simultáneamente en Francia estaban trabajando también para la selección de un perro con estas mismas características pero fue sin duda que en Alemania gracias al control más estricto y riguroso preparado por el presidente Von Stephanitz lo que produjo el valor del zootécnico más alto. 

En 1907 empezó la publicación de una hoja informativa mensual  que informó a sus miembros de los progresos logrados, de las muestras y de los concursos. 

Un factor que nunca debía descuidarse, según Stephanitz, era el carácter de los perros, tanto que lo motivó para que impusiera pruebas para cachorros jóvenes que midieron su temple y temperamento. 

El factor del carácter tenía que seguir la evolución morfológica paso a paso. 

El Pastor alemán que Von Stephanitz soñó era el perro mediano, robusto y en armonía con una altura entre 60 a 65 cm. Con una estructura del hueso fuerte y músculos poderosos, un atleta incansable que puede cubrir a un andar normal 40 a 50 km en un día. 

La cabeza debía ser expresiva e importante, pero no pesada ya que cansaría el perro fácilmente para las jornadas y sin sombra de una duda una demasiado pesada generaría una mordedura impresionante que habría dañado a las oveja. 

Los dientes debían ser fuertes y robusto pero las mordeduras debían ser aplicadas delicadamente en el vellón de la oveja - sólo para aquéllas que necesitaran ser disciplinadas - no debía dañar el vellón, razón por la que los dientes no debían cerrarse como  pinzas sino como tijeras. 

Los mejores perros ya tenían las orejas enhiestas para capturar cada ruido. 

De hecho, al nacer el Pastor alemán como un perro ovejero eso lo hizo apto para realizar agotadores trabajos de vigilancia extrema y cuidadosa que incluyó el reunir el rebaño de la oveja de mañana a tarde bajo la mirada del pastor. 

En la vida de un Pastor alemán, debe observarse que la devoción constante que tiene hacia su amo, mientras lo sigue por todas partes y espera ansiosamente que vuelva, es de importancia fundamental entrenar al perro para las tareas más diversas. 

 

Sólo un gran amor por el hombre puede permitir tal versatilidad compleja en el entrenamiento. 

El período más oscuro para la raza, sin la duda, fue durante la Primera Guerra Mundial en que los mejores Pastores alemanes fueron extensamente usados, sacrificándolos y causando un serio empobrecimiento zootécnico. 

En la guerra los perros fueron usados para transportar heridos, enviar mensajes, transporte de municiones, búsqueda y rescate, etc. 

Cuando la guerra cesó, la raza tuvo que ser reconstruida luchando contra las penalidades de escasez de comida así como el empobrecimiento en la cría de perros con caracteres fuertes que habían sido agotados durante la guerra, de manera que una decisión, tomada en parte por el SV, vino a determinar que para continuar el desarrollo la raza, el perfil morfológico debe valorarse necesariamente pero el lado del carácter no debe descuidarse. 

Debido a esto, fue entonces indispensable  (para tener nuevas garantías de carácter fuerte)  proclamar Sieger en 1920, a Erich von Grafenwerth, un perro que brillantemente pasó todas las pruebas de trabajo. 

Es por esta razón que hasta el día de hoy perros morfológicamente apreciables deben, para recibir los títulos más prestigiosos, superar difíciles pruebas de trabajo que garantizan la estabilidad del carácter. 

Las pruebas de trabajo generalmente se llaman SCH o IPO, las primera miden la actitud del animal hacia el trabajo y las segundas el nivel de entrenamiento, las dos se subdividen en tres partes SCH1 - SCH2 - SCH3- e IPO1 - IPO2 - IPO3-. 

Hoy un Pastor alemán debe, como regla, tener una preparación básica constituida por lo menos por un título, el primero - SCH1 - y una prueba llamado de "resistencia" que consiste en hacer correr al perro 20 Km. al lado de su amo en bicicleta para después continuar con una prueba de morfología y Selección del carácter (para confirmar el primer título). 

Debe notarse que algunos títulos no pueden obtenerse sin haber demostrado cualidades estéticas y de carácter. 

A diferencia del criterio de desarrollo individual que prevalece en otras razas caninas, la cría del pastor alemán es desde su origen, una labor colectiva y uniforme. Los ejemplares son valorados en el largo plazo, no por aquello que puedan lograr en el campo o en las pistas, sino por lo que aportan para el desarrollo de la raza. Los criadores y aficionados de Alemania y del resto del mundo, se han agrupado en la Unión Mundial de Clubes de Pastor Alemán (WUSV) para intercambiar información, experiencias y resultados como si se tratase de un gigantesco criadero. 

Un ejemplo de este esfuerzo colectivo es que, aparte de los períodos infortunados para el Pastor alemán - es decir, las guerras y las serias pérdidas en la base genética que provocaron - ha habido también períodos de gran impulso para mejorar la raza.  Uno de los períodos más importantes en la historia del Pastor alemán fue cuando Hermann y Walter Martin, dos hermanos muy diferentes pero unidos por una pasión común por la raza, fueron seleccionados como jueces en el SV. 

Ellos fueron dos grandes artistas, y como cada artista respetable tenían un ideal en la mente como punto de referencia, y a pesar de experimentar con las variaciones, permanecieron substancialmente fieles a ese ideal. Ambos hermanos tenían su propio estilo fácilmente reconocible, a tal punto que un experto podría decir sin sombra de duda si un perro fuera de "Arminius" o de "Wienerau" (respectivamente, nombres de los criaderos de Hermann y Walter). 

Sus creaciones, o mejor dicho, sus obras maestras, fueron indudablemente bellas a pesar de ser de tipos tan diferentes. 

Walter tenía como ideal un perro grande, robusto, largo, lleno de substancia y con una impresión bien definida de masculinidad o feminidad, según su sexo, que tenía una pequeña bola en la estructura delantera (indispensable en un cuadrúpedo para garantizar un buen movimiento). Walter nunca se permitió verse influenciado por lo transitorio o desviarse por las novedades. En 1992 tuvo la satisfacción de convertirse en el mejor criador, ya que su criadero conquistó un Sieger (Zamb Wienerau) y dos Siegerinas (Vanta y Nathalie Wienerau). 

Hermann siguió la sombra de su hermano con quien colaboró al inicio de su carrera. fue nombrado juez en 1966 y se separó en 1972 con el nombre "Von Arminius". El primer perro importante que Hermann desarrolló fue en 1978 con Canto Arminius que recibió el título de Sieger. El ideal de Hermann, era profundamente diferente al de su hermano, buscando perro elegante con un perfil más suave y los ángulos más acentuados. En las creaciones de Hermann, la elegancia y clase normalmente dominaban por encima de la fuerza y substancia pero ciertamente garantizó ese efecto escenográfico. 

Con el ejemplo de estos hermanos muy particulares, puede observarse que el campo de criadores es un campo en el que cada persona siempre y en todos los sentidos, puede expresar su propia sensibilidad artística permaneciendo dentro de los confines de la norma. 
 

REGRESAR

 

ORIGEN: Alemanía

FECHA DE PUBLICACIÓN DEL ESTÁNDAR ORIGINAL VÁLIDO: 30. 08. 1991.

UTILIZACIÓN: Perro de utilidad versátil, de pastoreo, guardia y servicio.

CLASIFICACIÓN F.C.I.: Grupo I: Perros de pastor y perros boyeros (excepto Perros Boyeros Suizos).

Sección 1 : Perros de pastor

Con prueba de trabajo.